Jardín en El Plantío

Madrid

Salvar el encinar original de esta gran parcela de 8.000 metros cuadrados ha sido clave en este jardín donde contrastan la formalidad de la entrada, marcada por los setos de formas orgánicas y hierbas ornamentales, y las zonas de plantación propiamente dichas. Las terrazas que se suceden en la parte delantera de la casa salvan hoy el pronunciado desnivel originario del terreno permitiendo que las salvias, rosales y nepetas formen masas descendentes entre setos. Tres parterres circulares se abren entre las encinas, poblados de una equilibrada mezcla de arbustos y vivaces de flor. El agua de un estanque replica el círculo entre matas de lirios de flor amarilla. Un continuo verde de césped une todo el jardín, en el que no falta un huerto en ordenadas camas de cultivo de madera junto a la cocina.

Otros proyectos